viernes, 29 de noviembre de 2013

IMPORTANCIA DE LA NO-RESPUESTA EN ENCUESTAS ELECTORALES


Cartel electoral de 1993

La no-respuesta constituye un sesgo importante para cualquier encuesta o sondeo electoral. Según José Manuel Pavía y Beatriz Larraz, hay dos tipos de no-respuesta: la total, que se da cuando un individuo no puede ser localizado para realizar la entrevista; y la parcial, cuando éste declina de colaborar a ser encuestado. Para los autores, la no-respuesta parcial es la que más sesgo produce, y a veces, sus consecuencias son difíciles de controlar.

Recuerdo mi trabajo en sondeos previos a las elecciones generales de 1993 en España. El ambiente político era de gran crispación entre los dos grandes partidos, el PSOE (por entonces en el gobierno) y el PP (en la oposición). Las manifestaciones públicas del candidato del PSOE, Felipe González, deslegitimando las encuestas electorales, habían calentado el ambiente. Tengo en mi memoria un informe de campo que escribí por aquellos días, que proponía mejorar la manera de recoger y “cocinar” la información, pues se percibía en los hogares el rechazo de los votantes socialistas a ser encuestados. El resultado final de la elección, victoria del PSOE con una votación real casi diez puntos superior a la pronosticada por las principales firmas encuestadoras, confirmó mi sospecha.



REFERENCIAS

Pavía, J.M. y Larraz, B. (2012) Sesgo de no-respuesta y modelos de superpoblación en encuestas electorales. En: REIS Nº 137, pp. 121-150.

No hay comentarios:

Publicar un comentario