martes, 27 de noviembre de 2012

ORGANIZACIÓN SISTÉMICA EN LA BANCA COLOMBIANA

Imagen del sector de la banca
Acaba de ser publicado en la Revista Venezolana de Gerencia el artículo titulado “Desarrollo de una organización sistémica en la banca colombiana, 1990-2009”, escrito por Carmen Marina López Pino y Enrique Seco Martín.

El artículo parte de dos proyectos de investigación: “Cambios organizativos y nuevas formas de trabajo con la utilización de tecnologías de la información y comunicación (TIC's) en empresas colombianas”, desarrollado por la Universidad Nacional de Colombia con la financiación de Colciencias, y “Las relaciones laborales en el sector de la banca colombiana: dos décadas de transformaciones”, realizada desde la Universidad del Rosario.

Se entiende por organización sistémica una configuración socio-técnica desarrollada cuyos componentes fundamentales son: por un lado, la organización en red lo que implica procesos de informatización, sistematización interna y entrelazamiento permanente entre redes de proveedores y clientes, con diversos grados de interconexión, en ambientes sumamente competitivos; y, por otro lado, la flexibilidad organizativa tanto interna como externa.

El sector de la banca en Colombia vivió una fuerte transformación en el período estudiado, que se explica por la creciente competitividad a nivel global, la desregulación en el sector, la crisis económica o las privatizaciones.

Desde la década de los ochenta, los bancos empezaron a ser concebidos en un sentido holístico, como unidades abiertas, sometidas a las incertidumbres del entorno, lo que demandaba una orientación al mercado y flexibilidad tanto interna como externa. Estos elementos cognitivos, que algunos adelantaron, sirvieron de base para la configuración de la organización sistémica que cristaliza con la incorporación de TIC's. Se sostiene que las TIC's no generaron cambios por sí solas sino que el componente cognitivo organizacional favoreció una orientación hacia la organización en red.

La introducción de TIC's llegó acompañada de procesos de flexibilización que afectaron a las relaciones laborales en el sector, nuevas formas en la coordinación de actividades con clientes y proveedores, así como nuevas formas de trabajo. El debilitamiento de las fuerzas sindicales restó capacidad de negociación a los trabajadores, al tiempo que generó el desarrollo de un nuevo perfil de empleados bancarios, con diferentes motivaciones y retos profesionales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario