viernes, 23 de agosto de 2013

EL ESPECTRO POLÍTICO DE LA CRISIS

Representación de los dos mundos políticos
Como en los viejos tiempos de los años treinta, durante una crisis (y cuanto más catastrófica sea, peor) pueden salir movimientos nacional-populistas extremadamente reaccionarios, fundados en la xenofobia, en el racismo y en posturas anti-democráticas. Y, al mismo tiempo y simultáneamente, hay la gente que mira hacia el futuro, la gente que intenta construir tipos nuevos de sociedad, intenta crear nuevos valores. Están surgiendo las dos cosas a la vez (Manuel Castells, Entrevista en el programa “Pienso, luego existo”, de RTVE).

Las palabras de Castells definen dos mundos políticos que, en el contexto de crisis financiera mundial, se están consolidando en los extremos de la ideología política. Aparentemente, uno se orienta hacia la ultraderecha y el otro hacia la ultraizquierda. El primero, gira en torno al individuo como miembro de una nación. Mientras el segundo se orienta más hacia lo colectivo, hacia un nuevo modelo de sociedad donde se desarrolle la libertad y, por ende, una mayor igualdad. El primero culpa de la crisis a los inmigrantes, el segundo a banqueros y políticos.

Pero cabría añadir que el primero de los mundos no se ha situado sólo en el espacio político de la extrema derecha. Ha ocupado el lugar de la derecha, el centro e, incluso, el del centro izquierda. Cuando, al inicio de la crisis, el gobierno de Zapatero creó en España programas que invitaban a los inmigrantes a regresar a su país; cuando se ejecutaban políticas de rescate a la banca y de reducción de derechos de los desempleados; o cuando los gobiernos europeos se escondieron ante la represión que supone el caso Snowden, algo estaba pasando no sólo en un rincón marginal del espectro político.

Ahí aparece la categoría de Boaventura De Sousa Santos, el fascismo social. Una ideología que se ha convertido en dominante, ya sólo opuesta a ese otro mundo político que se orienta hacia unos nuevos valores y una sociedad más igualitaria y más autogestionada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario