martes, 23 de octubre de 2012

LA INHIBICIÓN METODOLÓGICA


Wright Mills, en su libro “La imaginación sociológica” (1959), analiza la práctica de la investigación social en su época y contexto, la posguerra norteamericana. Diríamos que el texto retrata magistralmente muchos aspectos que rigen hoy en día el trabajo de los investigadores sociales.
Representación de la inhibición metodológica

Un concepto brillante en este libro es el de inhibición metodológica. Encuentra en algunos grupos de investigación una despreocupación por los problemas metodológicos, que son trivializados en beneficio de la adoración por la teoría o el sometimiento a relaciones burocráticas.

Aunque pueda haber honrosas excepciones, la inhibición metodológica es hoy en día un rasgo que caracteriza la investigación social en el ámbito de la academia. La presión por publicar ha acabado trivializando las cuestiones metodológicas, privilegiando la generación de teoría sin mayor cuestionamiento del proceso de producción de la misma.

Puede darse también una fuerte inhibición metodológica en las Oficinas Nacionales de investigación (INE, DANE, INEGI, etc.) o en centros de investigación. La racionalización económica que caracteriza las nuevas formas de gestión de proyectos puede también desembocar en un desinterés por los aspectos metodológicos.

La inhibición metodológica se manifiesta, por ejemplo, en el escaso interés en mejorar la elaboración de las preguntas de un cuestionario; o en el desprecio por determinados procesos necesarios en una investigación basada en encuestas, como la depuración de los datos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario