viernes, 12 de octubre de 2012

UNA MIRADA ESTRUCTURAL DEL ACOSO LABORAL

El acoso laboral no es sólo un problema entre individuos. Muchas veces, el problema del acoso está ligado a procesos de reestructuración empresarial, crisis económica, fenómenos de corrupción, formas de gestión y organización empresarial o conflictos de intereses entre las empresas y los trabajadores. Entender ese contexto amplía la mirada que las víctimas, las empresas o los operadores judiciales pueden tener en los casos de acoso.

Desde el estudio “Prácticas de acoso laboral en las empresas colombianas y sus formas de resolución jurídica” hemos desarrollado ese enfoque estructural. Dicho enfoque contribuye a establecer políticas de prevención del acoso en las empresas, además de brindar herramientas para la resolución de los casos, contribuir al tratamiento de las personas afectadas profundizando en las causas que generan el daño, o mejorar los procesos de judicialización por acoso laboral.

Imagen del acoso laboral

El enfoque estructural determina la responsabilidad de las empresas en las situaciones de acoso. Dicha responsabilidad va más allá de la intencionalidad de los actos que se producen- Si bien la situación de acoso laboral puede suponer o no intencionalidad por parte de los sujetos que cumplen un rol determinado en una estructura jerárquica, sí implica una responsabilidad de la organización por los actos o resultantes de dicha acción.

Adicionalmente, el enfoque estructural del acoso laboral debe considerar el concepto de interacción social que se produce en los contextos de trabajo. En esta interacción se dan una serie de expectativas respecto a la conducta de las personas que forman la organización. Es decir, que cada empleada/o puede desarrollar un rol dentro de la empresa, más allá de sus características de personalidad. Ese rol puede ser el mismo aunque cambien las personas que ostentan cada puesto.

Otro rasgo que caracteriza nuestro enfoque es el concepto de conflicto de intereses. Una mirada estructural considera el conflicto de intereses que entraña la relación entre empresa y trabajadores, entre capital y trabajo. Si bien los intereses de la empresa y los trabajadores pueden coincidir en unos fines comunes, la maximización de la ganancia establece una tensión histórica entre estas dos dimensiones de la relación laboral. Así, el acoso laboral puede ser, en algunos casos, el estallido de ese conflicto entre los intereses empresariales y los intereses de los trabajadores.

Por último, un elemento estructural importante es el de globalización del trabajo. En el mundo actual, para comprender los hechos de acoso laboral no basta sólo con considerar lo que sucede dentro de las empresas u organizaciones. Los modelos de gestión del recurso humano, de reducción de costos, de reestructuración empresarial, de gestión de la calidad o la productividad, o de implementación de tecnologías de la información y la comunicación, entre otros, han sido desarrollados van más allá del interior de las organizaciones e, incluso, suelen traspasar las fronteras nacionales. Además, tendencias mundiales de la economía como la crisis económica, la creciente integración de los mercados o los fenómenos de fusión y absorción entre empresas, pueden ayudarnos a comprender los fenómenos de acoso en su contexto histórico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario