lunes, 23 de mayo de 2016

TRES PARADIGMAS EN EL USO DE RECURSOS, MEDIOS Y MATERIALES DIDÁCTICOS EN EL AULA

Para abordar el análisis del uso de medios y recursos didácticos en el aula, habría que reflexionar sobre los paradigmas que sustentan y orientan el campo educativo, tal como lo propone Moreno (2004). Dichos paradigmas, orientan el tipo de estrategia a utilizar en el proceso de enseñanza, de decir, los recursos. Así como el uso de los medios didácticos o instrumentos que sirven para la construcción del conocimiento; y el de los materiales didácticos o productos diseñados para apoyar los procesos de aprendizaje. Es así como los paradigmas sustentan los modelos curriculares y el uso de los medios.

Moreno propone tres paradigmas (ver tabla Nº 1). El Técnico construye una teoría curricular basada en la reproducción de los contenidos y modelos sociales. El rol del docente es trasmitir conocimientos, dados por los entes administrativos. La evaluación permite verificar si los contenidos han sido aprendidos y si se alcanzó la conducta esperada. El libro de texto es el principal medio y el material didáctico cuyo uso es el de transmisor; se caracteriza por su linealidad en el diseño y por la poca articulación con la realidad, con su complejidad y diferencia.


TÉCNICO
PRÁCTICO
ESTRATÉGICO
Sobre el uso
Reproductor
Interpretativo
Crítico

Sobre la práctica

Papel reproductor y ejecutor de las orientaciones que llegan diseñadas.

Diseños abiertos que tienen en cuenta la realidad. Utilización recursiva de los medios. Reflexión sobre la práctica.

Utilización de los medios como elementos de análisis y reflexión sobre la práctica.

Sobre los fines

Logro de objetivos de conducta.

Importancia de los procesos.

Cauces para modificar códigos y eliminar diferencias sociales y culturales.
Sobre la realidad

Escasa adecuación.
Análisis de la realidad para dar significado a las situaciones

Análisis crítico para transformar la realidad.  

Fuente: Moreno, Isidro, 2004:6.

El paradigma Práctico, denominado también por el autor como situacional, se apoya en un modelo curricular práctico e interpretativo. A diferencia del anterior, el esfuerzo se centra en una postura cognitiva y diseño abiertos con el ánimo de adecuarlos a la realidad. El objetivo es dar significado a las vivencias de los alumnos y a la realidad. Si bien, se parte de un currículum básico, éste está abierto a las propuestas realizadas por el equipo pedagógico, que a su vez debe adecuarlo a las características de cada centro, es decir, del alumnado y del entorno. Lo importante son los procesos, no los productos finales.

Por un lado, la evaluación tiene un sentido formativo, orientado en torno a procesos de conocimiento, los cuales se orientan a dar sentido a la realidad, partiendo del reconocimiento de un saber previo, existencial, por parte de los estudiantes. Y, por otro, se apoya en diversos materiales didácticos, incluso, se contempla la elaboración de los propios materiales. El libro de texto es uno material más y su diseño es abierto además de tener en cuenta la realidad.

El tercer paradigma es el estratégico. Desarrolla una teoría curricular basada en los principios de la corriente sociocrítica. Desde una perspectiva crítica, plantea que el proceso de aprendizaje debe estar orientado a conocer y transformar la sociedad.

Se puede considerar como un paso más allá del anterior paradigma. Plantea el análisis crítico de la sociedad para transformarla. Ahora no es la teoría la que dicta la práctica. La práctica -praxis- y la teoría se complementan recíproca y dialécticamente. El rol del profesor es orientativo, facilitador no sólo del conocimiento sino que es agente de cambio social. Basada en Habermas, esta teoría plantea un uso crítico y transformador de los medios. Bautista señala tres campos de análisis para el uso de manera crítica de los medios y materiales didácticos:

“1. Utilización de herramientas tecnológicas que hace posible analizar el contenido de discursos emitidos por diferentes medios de comunicación.

2. Utilización de los recursos que lleven a interrogar sobre los efectos de la no neutralidad de la tecnología utilizada.

3. Uso de los medios realizado en ámbitos de la capacitación docente para que los profesores descubran el origen de las lacras sociales: injusticias, desigualdades, etc.” (1994, 53 y ss.).

Lo anterior devela cómo el uso de los medios y materiales didácticos están mediados por los paradigmas que orientan los procesos de aprendizaje; y por el papel que tiene la práctica y la teoría como fuerzas transformadoras de la realidad. Los medios tecnológicos son muy importantes y revolucionan permanentemente el campo educativo, pero por sí mismos no contribuyen necesariamente a construir sujetos críticos, sensibles y solidarios cuya responsabilidad es pensar y luchar por la sociedad en que ellos y las futuras generaciones desearían vivir.

REFERENCIAS

Moreno, Isidro, 2004. La utilización de medios y recursos didácticos en el aula. En: http://pendientedemigracion.ucm.es/info/doe/profe/isidro/merecur.pdf

Bautista, A. (1994). Las nuevas tecnologías en la capacitación docente. Madrid: Visor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario