martes, 24 de febrero de 2015

¿QUÉ ES CLIENTELISMO?

El clientelismo es un modo de articulación de las relaciones sociales y políticas que se da en sociedades con un cierto grado de diferenciación funcional e institucional (Schmidt et al, 1977). Suele conectar a un patrón, que dispone de influencia en una institución determinada, con unos clientes, que necesitan de sus servicios o favores.

La principal forma de clientelismo es el clientelismo político. Un candidato/a o formación política invoca al apoyo de unos seguidores para lograr ser elegido/a. Y éstos, a su vez, reclaman unos determinados privilegios una vez que el patrón ha accedido a su puesto. Por eso, se dice que la relación patrón-cliente es recíproca.

¿Cómo se puede luchar contra el clientelismo político? Sin duda, la transparencia y los mecanismos de control son estrategias que pueden aminorar los efectos de este mal en la gestión pública. En la medida en que un gobierno se siente obligado a justificar todos sus gastos y procesos de selección de personal, el espacio para la acción informal se reduce. Y en la medida en que los ciudadanos y empleados públicos se constituyen en veedores de la administración pública, la posibilidad del clientelismo se va desvaneciendo.

REFERENCIAS

Schmidt, S.W. et al (eds.) (1977) Friends, Followers and Factions. A Reader in Political Clientelism. Berkeley: University of California Press.

No hay comentarios:

Publicar un comentario