viernes, 25 de enero de 2013

NATURALIZACIÓN, CONCEPTO CLAVE EN SOCIOLOGÍA

Naturalización de la condición humana
El concepto de naturalización es uno de los más importantes en ciencias sociales. Según Josep Vicent Marqués (1981), naturalización es un fenómeno que lleva a los hombres a considerar sus acciones y sus creencias como naturales, ligadas a su naturaleza.

La naturalización puede considerarse como un discurso dominante en la mayoría de las formas de sociedad actuales. Al atribuir a causas naturales los hechos sociales, los individuos y los grupos se alejan de la comprensión de las reglas sociales que guían los comportamientos en sociedad.

Una de las miradas naturalizadoras que configuran este discurso dominante es la biologización de los hechos sociales. Enfrentar, por ejemplo, problemas como la exclusión social como ligados a características genéticas que los individuos o grupos que los sufren, supone un distanciamiento de las causas sociales que pueden generarlos. Así, percibir a los gitanos de Europa como un grupo de personas que tienen en común una tendencia genética hacia la vida nómada supone ignorar los mecanismos de exclusión que durante siglos se han establecido sobre ellos. Entender el éxito desigual que los diferentes individuos tienen en el sistema educativo como meras diferencias géneticas ligadas a la inteligencia humana, sería otra forma de naturalización que desconoce las desigualdades sociales que los diferentes grupos presentan a la hora de enfrentarse a la educación.

En otras ocasiones, naturalizar supone desconocer los mecanismos de distinción por clase social que atraviesan nuestra vida en sociedad. Pierre Bourdieu (1981) criticó la naturalización del buen gusto ligándolo a procesos de distinción social que las clases dominantes establecen respecto a las clases populares.

Cabe destacar también la función ideológica del discurso naturalizador. Casi siempre conduce a la individualización de los problemas sociales, negando soluciones de índole colectiva. Percibir la política como una instancia naturalmente corrupta o el deseo de una transformación social como naturalmente ligado a una edad juvenil determinada, conducen a la legitimación del orden social y político existente.

Según Fernando Conde (2009), una de las tareas del sociólogo es desnaturalizar lo naturalizado por la sociedad en un momento histórico determinado. Esta desnaturalización puede ser entendida como un trabajo de de-construcción social e ideológica, para abrir paso a nuevos discursos que puedan comprender los hechos sociales.


REFERENCIAS

Conde, F. (2009) Análisis sociológico del sistema de discursos, Colección cuadernos metodológicos, Nº 43. Madrid: CIS

Bordieu, P. (1988) La distinción. Criterios y bases sociales del gusto. Madrid: Taurus.

Marqués, J.V. (1981) No es natural. Para una sociología de la vida cotidiana. Barcelona: Anagrama.

5 comentarios: