lunes, 6 de marzo de 2017

EL YUGO DE LA NEUTRALIDAD AXIOLÓGICA DE WEBER

Imagen del sociólogo alemánVarias generaciones de sociólogos fuimos educados bajo el yugo de la neutralidad axiológica de Max Weber. Se partía de que evitando posiciones ideológicas garantizábamos la objetividad de nuestro trabajo. Que separando el ser del deber ser, el sociólogo eludiría los juicios de valor, lo que facilitaría la objetividad de su trabajo.

El concepto de neutralidad axiológica es, para Bourdieu, Chamboredon y Passeron, una nueva garantía de la ilusión positivista: la ilusión de que las operaciones “axiológicamente neutras” son también “epistemológicamente neutras”. Es decir, que la valoración de si nuestro trabajo es ajeno a posiciones ideológicas impide que critiquemos nuestras formas de aproximación a la realidad, nuestros métodos e, incluso, nuestras preguntas. Una verdadera inhibición metodológica en el nombre de esta supuesta neutralidad.

Pero, por desgracia, el límite impuesto no sólo incidió en una cierta despreocupación por la calidad de nuestros métodos, sino que también determinó en gran medida la huida de determinados problemas y enfoques connotados por la ideología y la política. Menos mal que Mills,  Foucault 
Bourdieu nos ayudaron a descubrir otros horizontes más allá de la despolitización.


REFERENCIAS

Bourdieu, P., Passeron, J.C. (2013) El oficio de sociólogo. Madrid: Siglo XXI.

Weber, M. (1985) Sobre la teoría de las ciencias sociales, Barcelona: Planeta Agostini, pp. 20-21.

No hay comentarios:

Publicar un comentario