domingo, 12 de febrero de 2017

ILLUSIO SOCIOECONÓMICA EN ESPAÑA

En una entrada anterior, nos referíamos al concepto Illusio en Pierre Bourdieu (1995), que se refería al interés que los sujetos y grupos sociales tienen en permanecer en el juego. Esta categoría puede ser aplicada al campo de trabajo en relación los atributos que los trabajadores pueden tener en relación con la temporalidad y la creciente desregulación del mercado de trabajo.

Pero derivado de este concepto general, se nos ocurre otro relacionado con la ciudadanía y la política. La expectativa y la apuesta que los sujetos tienen por la mejora de la economía. En España, ya han pasado ocho años desde que el ex-presidente Zapatero hablara de los llamados “brotes verdes”, aquellos supuestos indicios de recuperación económica en los que una parte de la población depositó sus expectativas.

Hoy, años después, el discurso de la recuperación sigue ocupando un lugar central en la ideología y en la decisión de voto de gran parte de los españoles, que devoran noticias sobre las estadísticas del INE, presentadas mensual, interanual o anualmente, según convenga para mantener viva la llama de la Illusio; olvidando los millones de personas que han tenido que salir del país para ejercer su derecho al trabajo, la situación que vive otras tantas familias que sobreviven sin prestación alguna, los que han sido desahuciados o aquellos que en este invierno no pueden calentar sus casas debido a la pobreza energética. Sin olvidar el aumento galopante de la desigualdad, el terrible vuelco en nuestras condiciones de trabajo y la cada vez más débil inversión pública en I+D+I.

Esta illusio socioeconómica contribuye aún más a despolitizar lo sucedido en los últimos años y a mantener, al fin y al cabo, a la misma élite política que nos condujo a la situación que vivimos.


REFERENCIAS

Bourdieu, P. y Waqcuant, L. (1995), Respuestas: por una antropología reflexiva. México: Ed. Grijalbo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario