domingo, 17 de enero de 2016

ENFOQUE DEL MARCO LÓGICO (EML), UN MÉTODO PARA DISEÑAR PROYECTOS DE INTERVENCIÓN SOCIAL

Imagen del esquema


El Enfoque del Marco Lógico (EML) emerge hace casi medio siglo como un método concreto de planificación y toma de decisiones. Está integrado por varias fases: a) identificación, b) diseño y formulación, c) ejecución y seguimiento, y d) evaluación de proyectos de intervención social. Ha sido ampliamente empleado por agencias de cooperación internacional; y en su momento, por la Agencia de Cooperación Alemana (ADDA).

A pesar de que se le cuestiona su simplicidad, en especial, en el momento de la formulación del problema, sigue siendo un instrumento válido para adelantar tareas profesionales en el departamento de proyectos de instituciones de cooperación al desarrollo, bien sean públicas o privadas.

Un proyecto de intervención social es una tarea innovadora, que busca satisfacer necesidades concretas a un grupo de beneficiarios determinados; el cual debe realizarse en un espacio de tiempo definido y con recursos limitados; además de expresar una firme voluntad de cambio.

En su momento, una de las aportaciones del EML es que cuestiona la forma y mecanismos de identificación y formulación de los proyectos de intervención. Distante de una postura tecnocrática, que identifica y diseña los proyectos desde la mirada de los técnicos, sin involucrar a la población en su construcción, plantea la necesidad de implicar a los beneficiarios en todas las fases del proceso. Éstos deben identificar cuál es el problema a intervenir y cúales serían los objetivos a conseguir para dar respuesta al problema que les afecta. De ahí que su metodología sea participativa. Las técnicas de discusión en grupo son esenciales para incluir a los beneficiarios.

Aunque el EML es un método de Planificación y Toma de Decisiones, se ha consolidado como una estrategia para diseñar buenos proyectos. La fase de identificación sienta las bases del proyecto y está integrada por las siguientes etapas:

  •  Análisis de problemas
  •  Análisis de las oportunidades que se pueden aprovechar
  •  Análisis de lo existente (y contexto institucional)
  •  Identificación, justificación y tipificación colectivo beneficiario
  •  Análisis de los participates/jugadores
  •  Análisis de objetivos

Para la formulación del problema a intervenir, se plantea la elaboración de un Árbol de Problemas que busca determinar el mismo analizando las causas y efectos de los diversos problemas planteados por la comunidad. Los beneficiarios deben determinar qué aspecto 
de dicho árbol se debe intervenir a través de técnicas de consenso. 

Árbol de Problemas

Imagen de un Árbol de Problemas


Seguidamente se pasa a la construcción, de forma colectiva, del Árbol de Objetivos, para determinar cómo dar respuesta al mismo, es decir, definir los medios para alcanzar el fin u objetivo deseado.

Árbol de Objetivos

Imagen de un árbol de objetivos

Planteado el problema a intervenir se elabora un análisis de Grupos Implicados, tal como lo indica la siguiente tabla:


Análisis de actores implicados         
                   
Beneficiarios Directos
Beneficiarios  Indirectos
Excluidos/Neutrales
Perjudicados/ Oponentes potenciales







En la próxima entrada hablaremos sobre la Fase de Diseño y Formulación del proyecto de intervención social, es decir, de la Matriz de Planificación. Aprovechamos para señalar que en el equipo de Sociología Necesaria hay personal con amplia experiencia para el diseño de proyectos de intervención social que empléen este tipo de herramienta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario